Construyendo un Chihuahua Sustentable

El Centro de Desarrollo Alternativo Indígena AC fue uno de los ganadores de la Convocatoria Chihuahua Sustentable 2017 de Grupo Cementos de Chihuahua, con el modelo de Desarrollo Integral y Sustentable para la Tarahumara en su segunda etapa, con el Centro de Desarrollo Alternativo Indígena, con un proyecto de cuatro etapas, con una inversión de 2 millones y medio, con una participación Grupo Cementos de Chihuahua y que impactará a la población indígena de Creel en soberanía alimentaria, medio ambiente y territorio y economía solidaria.

La primera etapa consta de bodega, oficinas y el Centro de Trueque. En la segunda etapa, con el salón de usos múltiples, se llevarán a cabo todas las capacitaciones y el área de ecotecnias, con huerto de hortalizas y frutas, el área de lombricomposta, técnicas de retención, conservación y recuperación de suelos agrícolas y forestales a través de trincheras, camas biointensivas, con prácticas para incidir en el tema de la tierra para recuperar humedad, nutrientes, que también le va a abonar y garantizar la producción de alimentos para autoconsumo y que al momento de tener excedentes, se pueda vender o intercambiar en la cooperativa que tendrá la Escuela Campesina, donde se capacitan a los promotores comunitarios con actores de la comunidad, que son formados y capacitados por CEDAIN para dar seguimiento a los proyectos.

“Esta infraestructura nos servirá para seguir con la práctica de la Escuela Campesina, el semillero de sotol, el almácigo, el huerto orgánico, análisis de combate a plantas y hortalizas de la Sierra, es donde permea todo el beneficio que estamos haciendo en las comunidades. Es un espacio meramente representativo de todo lo que hacemos como asociación civil, para que sea un escenario donde podamos generar intercambio de experiencias con otras asociaciones, escuelas y cualquier otra instancia que pueda ser de beneficio para las comunidades que apoyamos en la Sierra. Vamos a realizar todas las prácticas y hacer proyectos piloto que se desarrollan en las comunidades” comentó Jéssica García, directora administrativa de CEDAIN.

El CEDAIN tiene 15 años acompañando comunidades indígenas en la Sierra Tarahumara, con una cobertura de atención a mil 500 familias en cuatro municipios que son Guachochi, Batopilas, Bocoyna y Urique, en 33 comunidades y 129 rancherías que convergen en las grandes comunidades indígenas.

La metodología de intervención se basa en tres áreas estratégicas que son economía solidaria y comunitaria, con la que se busca generar auto empleo, ingresos dignos y que sean auto productivos; seguridad alimentaria para garantizar la disponibilidad de alimentos inocuos y agua limpia para incidir en temas de nutrición y salud; y la tercera, el cuidado del medio ambiente y territorio, que sirve de eje transversal de las otras dos.

En la economía, se han instalado 18 centros de trueque, en los que se intercambian artesanías por alimentos. El programa se extiende a Tejiendo la Cultura, en el que se alcanza a escuelas, colaboradores y empresas para captar alimento y llevarlos a los centros de trueque serranos. La artesanía también se vende y se promueven arcones institucionales en industrias, maquiladoras y negocios, para que en lugar de que se obsequien regalos de cortesía, consuman la artesanía en una presentación competitiva en el mercado, que apoya a un proyecto social, y que se regalen productos de la cultura chihuahuense y se fortalece la economía local.

La red de artesanos se compone de 800 familias, quienes reciben alimentos a través de los centros de trueque luego de la venta de sus productos, que se compone de un catálogo de más de 250 artículos desde artesanías de pino y de sotol, cuero, barro, tallado en madera, telas e hilos.

  • Medio ambiente y territorio

Se han impulsado tres viveros con almácigos de la fibra de sotol, porque hay zonas de la sierra donde existe un grave problema de deforestación. La mata del sotol es una especie con la que hacen artesanías.

“Tenemos los invernaderos donde se genera la plántula del almácigo del sotol, cuando tiene cierta altura se reforesta en regiones donde ya hay deforestación. Hemos sido pioneros como asociación en el tema de reforestación, porque todo mundo piensa en el pino, pero otras especies endémicas de la Sierra Tarahumara no se han volteado a ver y ya hay problemas latentes e importantes que tenemos que atender. Tenemos áreas protegidas tanto de pino como de sotol” señaló Jéssica García, directora administrativa de CEDAIN.

  • Seguridad alimentaria

Se asegura la disponibilidad de alimentos y agua, producidos de forma sostenible y ecológica, además de la promoción de los huertos de hortalizas y frutales con una gran diversidad, pues al trabajar en la Alta y Baja Tarahumara hay regiones muy frías, pero también con propiedades tropicales, por lo que se puede cosechar parra, manzana, pera, durazno, ciruelo, limón, aguacate, papaya y mango en el tema de los frutales. En las hortalizas se obtiene lechuga, rábano, papa, zanahoria, calabacita, chile chilaca, entre otros, dependiendo del clima y las características de cada una de las comunidades; también hay proyectos de granjas de gallinas ponedoras y de chivas.

Desde el 2010 se estableció una cooperativa que cobija a los cuatro municipios con los que se trabaja, que es acompañada por CEDAIN en sus procesos que se llama Unión de Comunidades Rarámuri Sierra Tarahumara.  “En este esquema de cooperativismo y los centros de trueque que ya tenemos, esta es una estructura que les está sirviendo para que puedan comercializar y distribuir otros productos a través del trueque, con otros que no se produzcan en su comunidad” acotó Jéssica.

Los Centros de Trueque ofrecen atún, sardina, maseca, arroz, harina, sopas, puré de tomate, chile, café, con una canasta estipulada que los artesanos piden en retribución de su trabajo.

  • Agua

Los proyectos de seguridad alimentaria van acompañados de sistema de captación, almacenamiento y distribución de agua; desde una cosecha de agua de lluvia, una pila de mampostería, una ferrocisterna para abastecer a varias familias, redes de distribución de agua y bombeo solar. La distribución es a través de la red de agua con mangueras, que de acuerdo a la comunidad pueden ser desde metros a kilómetros y el bombeo de depósitos naturales de agua se alimenta con energía de placas solares. También se hace un cuidado de aguajes naturales, para mantenerlos y no sobreexplotarlos; buscar otras alternativas para no agotar las fuentes de agua.

Sobre la confianza que se ha trabajado con las diferentes comunidades indígenas, se ha labrado un trabajo de una década y media en el que la confianza ha impulsado el éxito de las intervenciones. “Hemos logrado tener mucha cercanía, es un trabajo de mucho diálogo, pláticas y reuniones con ellos. Ninguno de nuestros proyectos es implantado, sino que hay diálogos con la comunidad en los que ellos mismos trabajan desde la planeación, ejecución y evaluación. La comunidad exige seguir implementando nuevas alternativas, porque son los primeros interesados en trabajarlos y depositan todo el esfuerzo en lograrlos”.

  • Proyectos con sustentabilidad ambiental
  • Ecotecnias agrícolas
  • Retención de suelos agrícolas y forestales con trincheras, aviones y zanjas
  • Reforestación de pino y sotol
  • Invernaderos para plántulas de sotol
  • Limpieza y protección de aguajes
  • Letrinas y estufas ecológicas
  • Construcción de huertos de traspatio
  • Distribución de árboles frutales
  • Trabajo en mejora de parcelas
  • Talleres de conservación y deshidratación de alimentos
  • Promoción y rescate de la semilla local
  • Proyectos de granjas
  • Sistemas de captación, almacenamiento y distribución de agua

El contacto con el Centro de Desarrollo Alternativo Indígena AC está en la calle 21 número 713, colonia Santo Niño. Teléfono en Chihuahua 426-7564 y en Creel (635) 456-0776. En redes sociales están en Facebook e Instagram como Cedain AC.